Cajas de Ahorros listas para asumir un papel protagonico en la economia Latinoamericana.

30.05.2011 11:16

 

Las cajas de ahorro deben estar listas para desempeñar un papel más importante en los sistemas financieros de Latinoamérica y el resto del mundo como consecuencia de la crisis financiera mundial y las dudas que sembró respecto de la forma en que los bancos de inversión y comerciales realizaban sus operaciones.

Sin embargo, en el caso de Latinoamérica, tales aspiraciones podrían no cumplir con las expectativas debido al fuerte predominio que desde hace mucho tiempo han tenido los bancos comerciales en la región.

El modelo de negocio de las cajas de ahorro presenta muchas ventajas ya que ofrece una manera inclusiva, rentable y sostenible de hacer banca. Las cajas de ahorro han mantenido un enfoque bien definido que apunta a personas y familias sin sobrecargaron de instrumentos financieros tóxicos.

Los ejecutivos del IMCA (Instituto Mundial de Cajas de Ahorro ) pronostican que las cajas de ahorro aumentarán su participación de mercado dentro y fuera de Latinoamérica en la medida que estas entidades sigan ofreciendo préstamos en medio de la actual crisis crediticia, que ha llevado a muchos bancos comerciales a disminuir su oferta de financiamiento.

En Latinoamérica, existen distintos tipos de cajas de ahorro y, a pesar de que nunca han tenido el tamaño ni la importancia de que gozan en España, por ejemplo, han incrementado su participación en los últimos años en determinados segmentos como financiamiento de consumo.

Por muchos años, la banca en Latinoamérica ha estado dominada por los bancos comerciales locales e internacionales, aunque en los últimos años han ganado terreno también en algunos países bancos de propiedad estatal y otros de nicho orientados al retail.

A pesar de la actual crisis del crédito y la pérdida de prestigio que afecta a una serie de bancos comerciales internacionales, el panorama bancario de Latinoamérica seguirá estando dominado por los bancos comerciales, mientras que las cajas de ahorro seguirán desempeñando un papel complementario como antaño en los segmentos de negocios a los que apuntan.

La crisis mundial y la restricción del crédito no han afectado lo suficiente a los bancos comerciales de Latinoamérica como para generar un cambio profundo en la composición de los sistemas financieros de la región ya que estas instituciones se siguieron enfocando fuertemente en sus mercados locales -tanto en términos de créditos como de financiamiento- y evitaron la tentación de los instrumentos financieros exóticos que daban vuelta por el mundo.

Los bancos comerciales latinoamericanos siguen teniendo una enorme ventaja en sus extensas redes de sucursales, en la solidez de su marca (construida a partir de cuantiosos presupuestos para marketing) y en el aumento de su enfoque en la venta cruzada de todo tipo de productos, desde pólizas de seguros hasta viajes que se pueden pagar en 12 cuotas sin intereses.

Claro está, ningún modelo bancario ofrece una fórmula mágica que sea inmune a los problemas y que una combinación de distintos modelos de banca coexistentes es probablemente la mejor estructura para un sistema financiero determinado. Con abundancia de opciones, el cliente puede decidir dónde y cómo realizar sus asuntos bancarios.